martes, 22 de diciembre de 2009

Con los futuros maestros

Bueno, después de casi tres semanas, he vuelto para saludaros y contaros alguna cosita más. Lo cierto es que los trabajos de la universidad y las actuaciones musicales antes de las vacaciones me han impedido entrar por aquí tanto como quisiera, pero ya estoy aquí.

Y de la universidad se trata la experiencia que hoy quiero contaros. Pues bien, últimamente he andado echándoles una mano a los compañeros estudiantes de Magisterio de Educación Especial. Dentro de esa carrera existe una asignatura que se llama Deficiencia Visual, y claro, como me conocen bastante de verme por el edificio, me pidieron en algunas ocasiones que les ayudara. Así, en una ocasión acudí a su clase, y todos ellos me hicieron todo tipo de preguntas, con el objetivo de conocerme un poco más y saber más sobre mi problema de la vista. Lo cierto es que yo estuve encantada de pasar aquel rato con ellos, pues son una gente encantadora, se les ve con un interés y una pasión enorme por lo que hacen, y eso es lo más importante.
Posteriormente a esta entrevista volvieron a llamarme, esta vez para mostrarme el trabajo que entre todos habían realizado para el final del cuatrimestre, para que lo evaluara, me decían. Se trata de un cuento infantil escrito con el sistema Braille, que para quien no lo conozca, le explicaré que es el código por el que los ciegos tienen posibilidad de leer y escribir. Un cuento diseñado íntegramente por la clase, con el texto en braille y las ilustraciones en relieve, con distintos materiales y texturas de todo tipo para que los niños ciegos puedan apreciarlas. Y sin ninguna otra ayuda que sus conocimientos y su imaginación.
Y la verdad es que el trabajo que hicieron fue excelente, con todo lo que conlleva un trabajo de este tipo, como ponerse todos los grupos de acuerdo, lograr siempre consenso entre toda la gente, y por el proyecto en sí. Realmente, no tengo nada que decir acerca del trabajo de estos chicos, simplemente porque fue excelente. En cada página del cuento se reflejaba el interés y la pasión que cada uno de ellos había puesto en cada palabra, en cada frase, en cada ilustración. Creo que en un futuro, cuando estos compañeros terminen la carrera, van a ser unos maestros fantásticos, y en estos momentos lo considero lo más importante para que los niños que tengan alguna discapacidad, sea la que sea, puedan realizar unos estudios de forma totalmente normal, y que estén en manos de maestros que siempre ayuden y lo dén todo para que puedan lograrlo.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Con el chófer del bus

Os voy a contar algo que me ocurrió ayer, y que supongo que aún me pasará en miles de ocasiones más.

El caso es que había quedado con una amiga para comer y hablar unn rato, pues hacía un montón que no sabíamos la una de la otra. Pues bien, para encontrarme con ella tuve que coger el bus, ya que habíamos quedado en el centro de la ciudad. Como conocía desde hace bastante tiempo atrás al chófer de turno, él y yo empezamos a hablar, y en eso surgió la siguiente conversación:

- ¿Y tu amiga es invidente también?

- No -le respondí-.

Pues mejor, ¿no? -me dice él así de tranquilo.

Y yo voy y le suelto:

- ¿Mejor? ¿Y por qué? En muchas ocasiones te vas a encontrar a dos ciegos o a más en grupo dando una vuelta por ahí y no pasa absolutamente nada.

El tipo se quedó medio flipando en colores. Yo me di cuenta y le pregunté si aquello le parecía raro. Su respuesta entonces fue "No, raro no, sólo que un poco sí que me impresiona.

Y os preguntaréis que a dónde quiero llegar con este rollo. Pues con esto sólo pretendo hacer entender que no hay por qué asustarse o impresionarse por ver a dos o más ciegos paseándose juntos tranquilamente por la calle. De acuerdo que no vemos ni tres en un burro, pero de una forma u otra, nos ayudamos unos a otros, nos complementamos, y eso es, a mi entender, lo más importante, pues las dificultades que a cada uno se nos presenten se resuelven más fácilmente estando juntos que estando uno solo.

Bueno, pues ya nos iremos viendo por aquí y os iré contando más cositas. ¡Un abrazo!

jueves, 3 de diciembre de 2009

¿Por qué me ha dado ahora por crear un blog?

Bueno, en primer lugar os hablaré un poco más de mí, os contaré quién soy, de dónde salgo (jajaja) y lo que hago en mi vida.

Bueno, pues para los que no me conozcáis, me llamo Carmen, tengo 19 años y soy de Palma de Mallorca (España). Os contaré que soy invidente de nacimiento, pero eso nunca me ha impedido llevar una vida completamente normal, ni por nada del mundo voy a dejar que así sea.

Estoy estudiando la carrera de Periodismo aquí en Mallorca, ya voy por el segundo año, así que dos añitos más y acabo jejeje. Lo que más me gustaría sería trabajar en una radio, o si no, en la redacción de algún periódico. Pero bueno, realmente no le cierro las puertas a nada.

Pero si os digo la verdad, el más grande de mis sueños es la música, cantar sobretodo. He de confesar que entré a Periodismo solamente porque hoy en día es realmente necesario estudiar algo si se quiere tener un buen futuro. Pero a lo que realmente quiero dedicarme lo tengo bien claro, a la música.

Ahora respondo a la pregunta que planteaba en el título de esta entrada. ¿Por qué me ha dado ahora por crear un blog? Pues principalmente, he creado este blog para compartir con el mundo mis impresiones y experiencias, tal como indica el título. Las experiencias que como persona ciega que soy he de vivir día a día para lograr saltar todas las barreras que, desgraciadamente, aún la sociedad nos pone por delante. Con este blog, quiero hacer entender a la sociedad que las personas ciegas somos personas absolutamente normales. Somos personas como tú, como tu hermano, como tu amigo o como tu vecino de la puerta de al lado. Que no somos bichos raros, ni gente que vayamos a comernos a nadie (sobre este punto entraré en detalles más adelante).

En fin, he creado este blog para ir compartiendo mis vivencias del día a día, para que todos podáis conocerme más, y yo también conoceros a vosotros.

Pues nada, muchas gracias por haber aguantado todo el rollo que os acabo de soltar. Nos iremos viendo por aquí. Un beso y un abrazo enorme a todos.